19 jun. 2013

Cädaqués ya no es bilingüe

 LAS PALABRAS EN ROMA TAMPOCO SON ETERNAS

                  

Roma ya no es la ciudad eterna

ni Paris es el París que yo viví, ni Cadaqués es ya el pueblecito de Salvador Dalí o el bucólico refugio de pescadores donde yo nací.

 

La casa donde vivíamos cambia cada año de actividad, ora es un taller de algún artista que quiere disfrutar del ambiente marino una temporada, ora es un bar cotizado con una terraza frente al mar.

 

Cadaqués ya no es bilingüe,

sino multiparlante a pesar de ser cuna de toda la península del Cap de Creus uno de los focos culturales del espíritu Empordanés.

 

Sin embargo la palabra es tozuda.

Hablamos de la palabra que un ser humano guarda como de su misma sustancia, aunque la aprendiera o la formara él mismo un dia.

 

La que no se dice porque al decirla

la desdeciría también al darla como nueva o al enunciarla, como si pudiera pasar; la palabra que no puede convertirse en pasado y para la que no se cuenta con el futuro, la que se ha unido con el ser.

 

Y en el firmamento,

algunas constelaciones o estrellas brillantes sólo parecen guardar alguna palabra y custodiar por ella, con ella, la inmensidad inconcebible de los espacios ocupados sólo por diminutos clústers de luz, los vacios y oquedades del universo, vigías del Verbo.

 

Las palabras

parecen haberse fijado con la misma quietud del universo, y, sin embargo, … ¡se mueven!

                                                                                              Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario