1 may. 2016

Poseidón, sonriendo, trabaja en las playas llenas de cuerpos impregnados de cremas,


LA HIJA DE CLEMENTINE

No està:
Poseidón se la llevó en una de sus mareas –me comentaba Clementine.

Cada vez que voy al mar
miro hacia el agua y cada vez más me entra miedo de las grandes rocas, de la raya del horizonte, roja de tan azul, de la infinita, para mí, lejanía inmóvil.

Poseidón, sonriendo,
trabaja en las playas llenas de cuerpos impregnados de cremas, ante un sol que gotea sangre.

Después de que el sol se apague
y nuestra galaxia La Vía Láctea se desintegre y se produzca la muerte térmica de los infinitos sistemas solares, sin duda volverá mi hija a recitar versos, con ritmo elegíaco, sobre los rizos de las damas elegantes y sus cajitas de marfil con esencias de lavanda.

Por supuesto que sí Clementina,
por supuesto que sí. Volverá cuando el Caballo de Platino haya resurgido en un espacio distinto al del polvo y el olvido.

                                                     (de la novela "Dibujos y paisajes de Cassia")
                                                                                 Johann R. Bach

1 comentario:

  1. Mari Luz

    La hija de mares angostos y playas rebosantes de cuerpos calientes por el Dios Sol que hace relucir el dorado de sus mejillas y dona parte de su color y calor para unos huesos entumecidos por un largo y húmedo invierno...
    Poseidón, qué privilegio el arrullo de tu mar.

    ResponderEliminar