22 feb. 2015

No creció como el muchacho que sube de los bajos fondos,

ATRAPAR Y DEVORAR LA GRAN CIUDAD

 

Él nunca se sintió forastero

en las ciudades donde vivió.

 

No era el muchacho de los barrios bajos

–descrito en multitud de películas-, el muchacho que siempre anduvo –por ahí- en sus curiosos zapatos de puntera blanca…

 

Nunca pudo ser comparado

con el que viene del confín de la ciudad, de su parte más oscura, de largas sombras, donde las noches son negras y frías –por fuera- y

 

calientes y rojas por dentro.

 

Nunca conoció

lo que es vivir entre el exilio y la astucia, junto a la carne y el perfume de hombres y mujeres que huelen a humo de tabaco y a sudor y a sexo.

 

No creció como el muchacho

que sube de los bajos fondos, el que amenaza e insulta fácilmente en público –aplena luz del día-

 

el que atrapa y devora

sin salvación entre su garganta, la gran ciudad.

 

Sin embargo…

no tenía la sensación de ser mejor.

 

                                                              Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario