25 feb. 2015

Las estrellas son como un viejo termómetro de mercurio roto:



VIEJO TERMÓMETRO ROTO
                  
No todo en febrero es negativo.
En este mes –en lo que respecta al hemisferio norte que es el que conozco- cuanto más tarde es, menos mercurio hay:

El pescadito frito
tiene menos mercurio y está más rico. Lo mismo le pasa al pulpo a la gallega acompañado de lacón con grelos.

Se mantiene la ecuación
a más tiempo más frío. Con el calor el espacio se expande y el tiempo se agota. Sí sí, no pongáis esa cara: el tiempo es finito como lo es el espacio

Las estrellas
son como un viejo termómetro de mercurio roto: cada centímetro cuadrado de la noche se ilumina como un estallido de diminutas bolitas brillantes.

De día,
cuando el cielo tiene un aspecto calcáreo, ni el mismo Casimir (¿os acordáis de aquel "Je m'apel Casimir resonando en la sabana africana? No discriminaría

el blanco sobre el blanco.

Es por eso que los ángeles son invisibles.
El frío beneficia a sus legiones formadas en innumerables matrices de siete por siete:

Podríamos distinguir a esos seres alados
si miráramos fijamente desde una altura, donde ellos, como por el hielo, fueran arrastrados con trineos

tirados por renos camuflados
bajo trajes y atuendos blancos.

                                                              Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho leer tan precioso escrito. Le felicito.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el elogio. Un placer seguir escribiendo para personas como tú.

    ResponderEliminar