27 abr. 2014

Sí tú piensas en mí... allí estaré vendimiando para ti el cielo novicio

BLUES DE DESPEDIDA

 

A punto de partir

para otra de las siete vidas que El Destino me ha asignado, déjame decirte que eres lo mejor que he tenido en ésta.

 

No estés triste por mi corto futuro.

 

Mientras tú me recuerdes,

tan sólo estaré ausente y seguiré en silencio cuidando tus paisajes, estaré entre las caléndulas en primavera,

 

entre el cólquico en otoño,

entre la ventisca de fina lluvia en invierno, entre las ondas del trigo jugando con el aire y sus arrugas en verano.

 

Si tú piensas en mí,

allí estaré contigo. No besaré tu boca, ni rozaré tu falda. Apenas un suspiro quebrará la quietud

 

cuando escuches mi voz

que en silencio te llama.

 

No te quiero engañar:

En algunos momentos mi mente me traiciona y siento aquel tercer vacío que me hace vislumbrar mis últimos momentos a plena conciencia de que

 

este no es ni más profundo

ni más oscuro que aquellos que pronto voy a dejar tras de mí.

 

Me consuela creer

que voy a continuar viviendo entre las líneas de las cartas que te escribí.

 

Si tú piensas en mí,

allí estaré contigo. Como el canto de la paloma torcaz cuando se avecina el chaparrón allí estaré vendimiando para ti el cielo novicio.

 

Mientras tú me recuerdes,

tan sólo estaré ausente y seguiré en silencio cuidando tus paisajes, estaré entre las caléndulas … … …

 

                                                                         Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario