17 dic. 2013

¡Hostia! ¡Por poco nos olvidamos de los ministros de hacienda!

DEMASIADA GENTE EN EL INFIERNO

 

Siempre se había dicho

que los infieles iban al infierno.

 

En la escuela alguien

preguntó qué cosa era un infiel. El maestro dijo, escuetamente, que un infiel es aquella persona que no cree en la religión cistiana.

 

Marta Guillamon no corforme

con esa respuesta a la salida de la escuela registró de arriba abajo todos los diccionarios que pudo y tomó notas de todo lo que le parecía interesante.

 

Hizo una recopilación infernal de infieles.

 

Infiel es, sí, una persona

que no cree en la religión cristiana, pero en Arabia Saudí o Egipto es el que cree en ella.

 

Según la lista elaborada por Marta

si se admitieran todas las definiciones de lo que es un infiel se complicaría la vida en el planeta:

 

Veamos una pequeña reseña

de lo qué es un infiel una persona cuyo destino es el infierno.

 

"Un infiel es un sinvergüenza

que no muestra la reverencia apropiada ni contribuye generosamente a las arcas de teólogos, eclesiásticos, papas, párrocos, canónigos, monjes,

 

mulás, vudús, presbíteros, hechiceros,

abates, monjas, misioneros, proselitistas, sudiáconos, frailes, peregrinos a La Meca,

 

sumos sacerdotes, muecines, brahmanes,

confesores, eminencias (nombre elegante de obispo), primados, imanes, sacristanes, vicarios, arzobispos,

 

priores, predicadores, coadjutores,

patriarcas, bonzos, santones, diocesanos, vendedores de encantamientos, jerarcas, líderes de clase, jeques,

 

monjes budistas, postulantes, escribas,

gurús, plañideras, faquires, monaguillos, reverendos, coadjutores perpetuos, capellanes, mudjíes, novicios, vicarios,

 

pastores, rabinos, ulemas, lamas,

sacristanes, cardenales, prioras, obispos auxiliares, rectores, curas, sufíes, muftíes y pumpones.

 

¡Hostia! ¡Por poco nos olvidamos

de los ministros de hacienda!

 

No hay espacio

para dar residencia a tanta gente en el infierno.

 

                                                                       Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario