25 jul. 2013

¡Ah! Mi vida llora cuando tú estás lejos

    La jubilación definitiva

·         Indiferencia en la cuarta edad

                  SEPIA 200 CH

·         Melancolía sexual

                  CONIUM MACULATUM 200 CH

·         Erotismo en la cuarta edad

                  HYOSCIAMUS 200 CH

 

Erótica sin Rima (Extracto del testamento de "Elisa en Niños a la Deriva")

 

Hora tras hora siento

pasar en el aire fresco de la nave Hospital, como un cortejo lento, acompasado y frío tu sudor fundido con el mío.

 

¡Ah! Mi vida toda llora

cuando tú estás lejos y hasta el rumor de tus pasos sonrío en sueños.

 

Sabes que volveré,

que brillará otra aurora en el acimut de mi horizonte como una frente sombría; revivirá en mi bosque triangular la punta tierna de tu sonrisa como otras veces lo cruzó cual cristalina agua de un río.

 

Un día al encontrarnos

alegres en el Camino,¡tú pusiste entre mis manos pálidas tu destino!

 

¡Y nada más grande en amor

jamás me han de ofrecer!

 

La noche estaba envuelta

de tragedia sollozante cuando tu llave de oro cantó en mi cerradura; luego, la puerta abierta sobre la sombra limpia tu forma fue una mancha de luz y de blancura.

 

Todo allí lo alumbraron

tus ojos de diamante; bebieron en mi copa tus labios de ingenua sabiduría, y descansó en mi almohada tu fragante cabeza; me encantó tu desacato y adoré tu locura.

 

Y hoy río si tú ríes,

y si tú tarareas canto y si tú duermes, se me cierran los ojos como perro faldero a tus pies.

 

Hoy llevo hasta en mi sombra

tu olor de primavera; y tiemblo si tu mano toca la cerradura y bendigo la noche sollozante y oscura que floreció en mi vida tu boca tempranera

 

Tu alma es frente a la mía

como el mar frente al cielo: pasarán entre ellas tal la sombra de un vuelo, la Tormenta y el Tiempo, la Vida y la Eternidad.                            

 

                                                                                                   Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario