10 mar. 2016

Su cajón vacío encerraba supuestamente un espacio imaginario


UN CAJÓN DONDE GUARDAR EL VACÍO

A veces a una araña narradora como yo
se le atribuye una actividad fisgona que raya en lo neurótico. No es imposible que eso sea así y que realmente la capacidad imaginativa a la hora de emitir suposiciones no sea otra cosa que vencer mi propio ostracismo. Como ejemplo hoy os voy a explicar una curiosa manía de Dos Manos y cómo posiblemente se anude a un divertimento.

Dos Manos insistía en mantener en su casa
un cajón para guardar el vacío.

Él mismo aclaraba si algún compañero del trabajo se atrevía a preguntarle sobre esa manía -en la oficina de Correos tenía otro cajón para guardar el vacío- que la realidad sólo tenía una dimensión, como una ecuación de primer grado en una hoja de papel.

Probablemente
quería expresar el descontento por su dualidad. Escribía, era innegable, después de otros, sobre fragmentos y representaciones ficticias aunque posibles. Su cajón vacío encerraba supuestamente un espacio imaginario en el que la definición de distancia fuera un misterio:

La ausencia de dimensiones
no era sino la pura nada. En un mundo de esas características Dos Manos podía comprender cómo un hombre puede llegar a desvanecerse hasta ser impalpable. Para evitarlo escribía… escribía sobre mundos imaginarios. En una de esas cartas postales antiguas estaba escrito de su puño y letra lo siguiente:

Ni una mano sostiene todavía
la voz que domina la calle.

Los mínimos relieves en las aceras se deshacen,
entre los árboles el aire se desnuda
mientras las nubes permanecen.

Los restos del pálido paisaje
Son clústers habitados por los ángeles.

Dos Manos intuía, aunque fuera de forma somera,
que, al escribir, él mismo cambiaba aunque las circunstancias no se modificaran, que él como propio pensador sí cambiaba adquiriendo plena consciencia de su situación de absoluta soledad.

                                                                Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. COMENTARIO DE PATRICIA

    Estoy de acuerdo con el cajón de vacío de Dos Manos. Y escribiendo claro que cambia. Cambia su mundo , su manera de ver y verse ante su vida y con ello vacía un poco más su alma y llena un poco más su cajón que ya no estaría vacío, sino que estaría lleno de pedacitos de pensamientos escritos...

    ResponderEliminar
  2. COMENTARIO DE XANA

    Buff qué poema!!Guarda aparentemente el vacío en el cajón imaginario y en contraposición escribe para" reconocer" su aplastante soledad.Es mejor que escriba y escriba ,no dudo que le ayude esta introspección pero creo que mi apreciado Dos Manos necesita mucho más para dejar de ser infeliz en su rol laboral y social de aislamiento y , al menos, suavice esa fría soledad

    ResponderEliminar