11 mar. 2016

Quiero –lo reconozco- ese chapuceo,


TELARAÑA DE COLORES

La debilidad narrativa de una araña
–mi cabeza es una gran lámpara, colgada del techo, intermitente, por momentos los motores de mis lóbulos cerebrales pasando a toda velocidad- responde a un deseo degenerado, lesivo y lunático: "Un deseo epiléptico, un deseo deforme, un discapacitado deseante y baboso".

Esa actividad narrativa
que me asalta intermitentemente como a cualquier otra araña que no se limite al aburrimiento en su telaraña convive afortunadamente con una concepción sobre el sexo como una necesaria forma de relación, como único modo de salir del letargo y abrirse al mundo:

Quiero –lo reconozco- ese chapuceo,
eso moluscoso que no te deja columpiarte sin premura sobre los finos hilos de nuestras hamacas de colores, que no te deja ni un respiro". En el mundo de las arañas todo está impregnado de una enfermiza sensualidad. Las arañas asumimos que sin sufrimiento no hay pasión, y que "enamorarse es el diluvio con nuestros habitables rincones electrificados". Somos como dos almas solitarias que viven en una caravana y en invierno se frotan como dos cetáceos.

Este torrente verbal
que es "La Telaraña de Colores", este flujo de conciencia desbocado, orgánico y sensitivo, surge de un estado de hiperestesia y disponibilidad perceptiva. La frontera entre realidad y fantasía debe ser valorada por vosotros amigos lectores pues yo como araña narradora me he limitado a escribir lo que he visto, oído, olfateado o… imaginado.

                                                                           Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. COMENTARIO DE PATRICIA

    Distinguir entre fantasía y relidad dices? , qué es la una sin la otra sino pura monotonía?
    Qué es el deseo sin compañía sino un desamparo en soledad!
    Eses cuerpos que se calientan en invierno cuando llevan cinco mantas encima y son hábitos puros, verás cuando se acerque la primavera que dejan ver sus curvas y escotes .... supongo que la lascivia es el doble Doña Araña.
    Aunque quisiera que me resolvieses una duda , ya que he visto rozar muchos cuerpos de diferentes especies, pero creo que nunca he conocido la de la araña y me entra curiosidad...
    Podrías explicármela?

    ResponderEliminar
  2. XANA GARCÍA
    16:50 (fa 1 hora)

    " Quiero –lo reconozco- ese chapuceo,
    eso moluscoso que no te deja columpiarte sin premura sobre los finos hilos de nuestras hamacas de colores, que no te deja ni un respiro .... y que “enamorarse es el diluvio con nuestros habitables rincones electrificados”. Somos como dos almas solitarias que viven en una caravana y en invierno se frotan como dos cetáceos.Fascinante,un delirio arrebatador vital esta introducción a la telaraña de colores.Bien saben los escritores como tú que no hay límite entre la fantasía y la razón siempre que sea verosímil para el lector,para el resto de los mortales la fantasía es muy necesaria en los niños como aprendizaje ,para los adultos también ,también, siempre que su búsqueda sea para intentar realizarlas ,bellas fantasías que electricen oníricos pensamientos lejos de lo cotidiano,pero sin perder de vista la realidad y la razón ,una convivencia "serena"entre ambas sería lo ideal.Buen domingo,poeta!!

    ResponderEliminar