12 mar. 2016

no malgastes tu soledad dedicándola a una absurda búsqueda de la nada,


LIRIOS BLANCOS PARA UNA DESCONFIADA

Acostumbrado a la soledad,
no contesto algunas preguntas por la obviedad de sus respuestas. No obstante, de vez en cuando es de buena educación responder ante tales requerimientos. He pensado mucho en ti, en tus preguntas respuestas a otras preguntas o proposiciones encubiertas o francas y abiertas.

No se me ocurre decirte otra cosa que,
 mientras puedas mi amor, no malgastes tu soledad dedicándola a una absurda búsqueda de la nada, ni te persigas tozudamente por pasillos oscuros, amedrantada por la luz de la pantalla de tu ordenador.

Sal a pleno sol y fíjate en las cosas duras.
Piensa que el juego exagerado de las palabras no te servirá de nada si no lo apoyas sobre aquello que te rodea. Están las rocas -contra las que se estrellan las olas del mar- y los árboles y la gente y ¡tantas cosas que puedes tocar con las manos! Ten cuidado de que no llegue un día, con espanto, que los años te sobrepasen y te muevas únicamente alrededor de tu sombra.

Nunca me molestaron tus palabras,
sólo tu desconfianza hacia mi persona, las sospechas a medias que abren distancias entre las almas y, finalmente, no ver amor en tus ojos, me hicieron borrar los sueños.

                                                                                       Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario