9 ago. 2014

Tan dulce la hora, ... casi un crimen cuando la naturaleza duerme –en mitad del mundo- y las estrellas están mudas,

UN BLUES PARA LORENA

¡Qué pena Lorena!
¡no ver amor en tus bellos ojos!  (bis)

Tan dulce la hora,
tan sereno el momento, creo que es casi un crimen cuando la naturaleza duerme –en mitad del mundo- y

las estrellas están mudas,
perturbar el silencio hasta con las mínimas notas arrancadas a una harmónica.

Y, sin embargo, no veo amor en tus ojos.

Apoyada en los brillantes pedestales del océano
una imagen tuya Lorena, como la de una diosa del amor reposa; siete perseidas extraviadas en el cielo

junto a las lágrimas de San Lorenzo
en esta ya famosa noche de agosto

forman en el piélago otras siete;

yo, un simple poeta, saludando desde arriba,
veo en el mar ecuatoriano un segundo amor y de la perfecta simetría de tus ojos y de la rosa de tu boca quedo prendado.

En los limpios valles
y exuberante vegetación de lo que rodea a tu Cuenca querida y en la espectral corona de tus montañas

se va extinguiendo  la cansada luz,
y la tierra, los astros, el mar y el cielo están impregnados de sueño, como yo estoy impregnado de ti y de

tu bellísimo rostro que me cautiva,
Lorena no mía.

¡Qué pena Lorena!
¡no ver amor en tus bellos ojos!  (bis)

ESTRIBILLO

Dibujo tu cara Lorena,
quito el hueso y se hace profundo tus ojos.

De música Duke Ellington;
de aire, olores de verano:
¿a qué el hueso apoyado en tu deliciosa carne?

Conozco,
te conozco en esa música de jazz, en el sudor y mi sed.

Lo demás…
pequeñas ramitas de paja toquilla…

madera para sombra
formando oscuridad.

¡Qué pena Lorena!
¡no ver amor en tus bellos ojos!  (bis)

                                                          Johann R. Bach

COMENTARIO DE LA PROFE DE MATES

¡Muy bien! ¡Eres un magnífico letrista de jazz!!!. Los poemas, "Blues para Laura, Lorena, Lucía...", son preciosos. A medida que vas leyendo los versos, te va envolviendo el sonido del saxo, la trompeta, el bajo...¡también el piano!. Sólo falta ponerse delante de una copa, disminuir la luz y dejarse llevar... ¡Qué extraordinario concierto!.
 Y pregunto, ¿existe alguna razón por la que todos los nombres empiecen por la letra L, es decir, Laura, Lorena...?
 Besos exponenciales.

RESPUESTA: Pertenecen a un cancionero de blues en el que los personajes llevan alguna letra de la palabra BLUES  J.R.BACH

No hay comentarios:

Publicar un comentario