12 nov. 2013

No hay lugar para la tristeza: las hormigas trabajan alegres, los astros siguen a la luna

  TANTA LUNA Y TANTO SOL

 

Cada año, a finales de junio,

recojo flores de la hierba de San Juan,

 

las pongo a macerar en aceite

a la temperatura que obtengo del sol durante el día y la que refresca durante la noche.

 

Dos semanas más tarde

hablo con las hormigas y los astros con el entusiasmo de la luz, el viento y el mar erizándose.

 

No hay lugar para la tristeza:

las hormigas trabajan alegres y se adormecen con el rumor de los violines de miles de cigarras, los astros siguen a la luna en su trayecto por encima de nuestras cabezas.

 

Tanta luna y tanto sol…

créeme una hormiga y un astro me hablan siempre de ti.

 

                                                                                        Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario