22 oct. 2016

Y si el día es lluvioso mucho mejor por su sonido húmedo y los aromas de tomillo y paja tierna.


EL ROJO FEMENINO SATURADO DE SANGRE

Los dibujos de Cassia
son como cuadros de Octavi Intente (gran amigo del blues y de la noche) auténticos tapices bordados con hilo de oro azul sobre el lienzo del aire.

En sus tonos rojos saturados de sangre
se puede ver, como en la mayoría de los cuadros pintados por mujeres, su sello femenino. Son inconfundibles los trazos rápidos como si estuviera viendo en un espejo sus mejillas el color del crepúsculo, la plenitud de la fruta.

Son sus cuadros paisajes
para para colocar junto a grandes ventanales y compararlos con la luz del amanecer y su encendido olor de madrugada mientras suenan campanadas que se resquebrajan como granadas.

Sí, sí. Ya sé que estáis pensando
que escribo todas esas cosas porque estoy enamorada de ella, pero comprenderéis que después de los elogios que Cassia hace de mis metáforas no me voy a quedar impasible, mirando por la ventana y su vidrio lente de presbicia.

Una vez que te has acostumbrado
a ver las paredes de esta Casa de Huéspedes forradas con los trazos finos de la mano de Cassia sólo queda implorar luz clara al cielo…, y bondad al viento; y, dejar para la noche la experiencia del misterio de las caricias amorosas.

                                                                                                 J. R. Bach

3 comentarios:

  1. Pilar Dehesa
    15:01 (fa 1 hora)

    Hola mi querido amigo!!
    Cassia tiene esa chispa que le pone intriga a la vida, una semilla que siembra tal vez con recelo pero que ella sabe que tarde o temprano dara un fruto
    Ella me encanta!
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Pues yo como a Casia elogio tus metaforas encerradas en atardeceres cubiertos con camisas de gasa ,los torsos desnudos son para otras ocasiones y otras calenturas ,
    me encanta como siempre tu escrito +J.R.B

    ResponderEliminar
  3. XANA GARCÍA
    19:32 (fa 52 minuts)

    "Una vez que te has acostumbrado
    a ver las paredes de esta Casa de Huéspedes forradas con los trazos finos de la mano de Cassia sólo queda implorar luz clara al cielo…, y bondad al viento; y, dejar para la noche la experiencia del misterio de las caricias amorosas."
    Guauuu,qué maravilla de rojos femeninos, que bien expresas los sabores y cromatismos de sus paisajes con el" olor de madrugada mientras suenan campanadas que se resquebrajan como granadas"Sí,así es tu inmensa poética, tiene la musicalidad del tañido de las campanas y la caricia del viento que desgrana los sueños.******!!!!!

    ResponderEliminar