18 oct. 2016

La esperanza que zurce horizontes no desaparece de sus ojos


CAE LA NOCHE SOBRE EL MAR

El ojo del calamar acecha mar adentro.

El viento de tramontana ha cesado
y vitrifica el aire. Llueve y cae también la noche barca ciega que avanza con todos los remos levantados.

La esperanza que zurce horizontes
no desaparece de sus ojos a pesar de que, en los que piden asilo,  la vida es un inminente fuego y toda vulnerable.

El cielo es para ellos
un tejado de negra pizarra en el que no es extraño que naufraguen los más plácidos sueños.

Los desaparecidos están ahí abajo –piensan-
y miran el mar con nuestros ojos, hablan con nuestras palabras, están en mis labios.

Y es que nosotros mismos somos el mar, el escollo y la sed.

                                                                                      J. R. Bach

1 comentario:

  1. XANA GARCÍA
    19:42 (fa 44 minuts)

    "y miran el mar con nuestros ojos, hablan con nuestras palabras, están en mis labios....Y es que nosotros mismos somos el mar, el escollo y la sed."Es una temática agónica y terrible.Derrochas una ética y poética admirable con altas dosis de filantropía La leo y me estremezco.Deberían estar en los labios, brazos abiertos y conciencia de todo el mundo y que en la noche barca ciega iluminase la luna a todos por igual.🌙🌙

    ResponderEliminar