4 ago. 2015

Esta soledad rodeada de extraños, ... también pasará



EL MAR AL AMANECER ES CENICIENTO

Entre un beso ofrecido y otro robado
la inexpresable nada.

Esta soledad
rodeada de extraños, titubeante sombra de los cables de alta tensión sobre un campo de girasoles,

también pasará.

Miro los picos de las cigüeñas
en el entresueño de la tarde vacilar.

La línea recta,
vaporosa estela de los aviones en el lejano círculo del cielo se diluye como el agua en el alcohol.

El mar al amanecer es ceniciento,
tiembla amablemente inquieto y se parece a la palabra paloma.

Confusa agua
como el bullicio de popa
que oigo
dentro de la sombra del sueño.

Cada color de la alfombra clavada
en la pared a modo de tapiz se expande y se recuesta en los otros colores para estar más solo si lo miras.

Hay niebla que nos niega
aunque no llega nunca a borrarnos.

Tenderse boca arriba
como la codorniz, pasado el mar,
en las primeras matas porque de volar
ya no tiene ganas.

Con la luz
de un color que no dura, la perla ebria de la duda ya remueve la aurora y a sus pies momentáneos las brasas. Llora sobre un mar famélico. Y quizá sólo yo sé aún que vivió.

                                                               Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. Esa soledad rodeada de extraños pasará pero ¿cuando? Es un dilema , un gustoso dilema que lleva palabras ocultas en medio de eses silencios....alguien escucha eses susurros zizagueantes entre líneas que le hacen sentirse viva.

    ResponderEliminar
  2. El cielo plomizo, el mar gris, besos robados.Melancolia en estado puro.Propio de la estacion del año, o de la etapa de la vida.Prosa de la premier.Julio

    ResponderEliminar