4 ago. 2015

Acepté toda una noche echada junto a un compañero


ESCRIBÍ CARTAS LLENAS DE AMOR

El sol me había aplacado el llanto
y desde la terraza de la desolación me asomé en brazos del buen tiempo.

Acepté toda una noche echada
junto a un compañero masacrada con su boca rechinante vuelta hacia la luna llena.

Con la congestión de sus dedos
penetrando en mi silencio escribí cartas llenas de amor.

Nunca me había sentido
tan aferrada a la vida.

                                                               Johann R. Bach

1 comentario:

  1. Aferrada a la vida, pues era ,como para haberse pegado un tiro.

    ResponderEliminar