12 jun. 2015

cuando se puedan contar los surcos que han dejado las lágrimas

Cuando los latidos
de tu corazón pierdan fuerza, te mires al espejo y te cuenten las líneas del código de barras como una delicada orografía de distendidos labios que han perdido su categoría geodésica;

cuando se puedan contar
los surcos que han dejado las lágrimas y las preocupaciones curven tus comisuras y ya tu cuerpo responda despacio a tus deseos…

Cuando sueltes blanca tu cabellera
para dormirte temprano y sobre tus rodillas enmohecidas por el peso de muchos inviernos, y caiga sobre el lecho tu libro preferido porque se te han cerrado los ojos,

tu corazón seguirá rebelándose,
donará sus pulsaciones, y como otras veces intentarás disipar tus dudas y los anhelados horizontes

también saludarán tus artificiales mañanas con el recuerdo de sus besos.

                                                              Johann R. Bach


2 comentarios:

  1. "tu corazón seguirá rebelándose,
    donará sus pulsaciones, y como otras veces intentarás disipar tus dudas y los anhelados horizontes

    también saludarán tus artificiales mañanas con el recuerdo de sus besos." Y mirará hacia arriba para seguir viendo las estrellas.Muy hermoso-

    ResponderEliminar