9 ene. 2015

Llamemos, por ejemplo, a la inocencia zapato con suela agujereada;

UN SIMPLE ENTRETENIMIENTO

 

Si tenemos dificultad

para entender cómo evoluciona nuestro pensamiento

 

rebauticemos las cosas

con palabras surgidas de la soledad.

 

Llamemos, por ejemplo, a la inocencia

zapato con suela agujereada;

 

a la perplejidad,

habitación de pensión alquilada por horas;

 

al no tener forma de huír (escapatoria),

once y media de la noche;

 

a la indecisión,

un tren detenido en mitad de un túnel;

 

a la vergüenza,

una monja en un ascensor lleno de gente;

 

y a la paciencia,

cualquier palabra distinta de Job

(pues ya está cogida para decir empleo)

 

                                                                    Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario