24 nov. 2014

El gusano cortado perdona al arado,

MÉXICO PARA PENSAR

 

En México se bendice con cada parpadeo.

No es mala costumbre y tarde o temprano sus gentes meditarán sobre el Cosmos a pesar de no tener costumbre.

 

Les pasa lo mismo

que al que desea pero no actúa, crían podredumbre. El gusano cortado perdona al arado, mientras otros

 

sumergen en el río

a aquel que ama el agua.

 

Se llenan la boca de improperios

contra el necio que no ve el mismo árbol que el sabio.

 

Alguien debería decirles

que no pierdan más tiempo y aparten de sus bendiciones a aquel cuya cara no irradia luz, pues jamás será una estrella

 

que marque el camino.

 

                                                                 Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario