24 jul. 2014

¿Podría ser que él, al alabarlas, al ver en cada una de ellas a una Diosa del Amor,

LOS PÉTALOS DE LA CALÉNDULA

Como estaba escrito
en los pétalos de la caléndula de tercer orden

la mujer vino un día
en que aquella flor no pudo resistir el empuje de los sutiles hilos de luz y se abrió para recoger el beso del sol,

era rica y madura,
al muchacho iniciaba distraída, cuando él, molestando con el malhumor y rigidez de un niño

daba contra la amada floreciente.

No mucho más tarde
aparecieron otras figuras seductoras, entraron en el ámbito exaltado en el que las personas se apoyan una en otra

en la comparación divinizada

¿Podría ser que él, al alabarlas,
al ver en cada una de ellas a una Diosa del Amor, con su naturaleza ingenua

probaba a aquélla, nunca conocida,
en las que descubría, venturosas, tras cada pétalo de una caléndula.

                                                       Johann R. Bach

EL COMENTARIO QUE VINO DE OTRO MAR

Que tendrá la belleza del sol en una flor que atrae a través de sus hojas verdes . Sus pétalos de seda brillante que al acariciae deja un tacto digno de ser amado.
No te extrañe que los dioses del bello universo admiren esa candidez sencilla de una flor de naranja. >_<

1 comentario:

  1. De una probable adolescencia ingenua a una madurez aún impregnada por los pétalos de la caléndula.

    ResponderEliminar