8 jun. 2014

La lluvia reviva el verdor del musgo del patio

ME CANSÉ DE MI TRISTE OFICIO

 

Vuelvo a la casa de mis padres.

 

Me cansé de mi triste oficio:

Repasar los posibles defectos de los bonitos trajes de novia -quemándome las cejas-, años y años, para otras

 

¡Solamente para otras!

 

La lluvia reaviva

el verdor del musgo del patio.

 

La escarcha enrojece

la casa con hojas caídas. Ociosa, subo a las golfas y contemplo cómo se acuesta el sol.

 

Sólo el canto de retreta

de los gorriones me acompaña en mi nostalgia y tristeza.

 

Antes de la lluvia

no he visto hojas bajo las corolas como aquellas de las que Pablo Neruda sacaba alegría.

 

Tras la lluvia no encuentro corolas bajo las hojas.

 

Sí. Veo

cómo mariposas y abejas vuelan al otro lado de los setos de la partión.

 

¡Oh primavera,

¿habrás caído en la casa de los vecino?

 

¡Qué gran lección

me ha dado la Universidad Gratuíta de la Miseria!

 

"Las flores hay que cogerlas a tiempo.

 

Si no,

sólo te quedas con la rama desnuda y seca".

 

Así –como esa rama-,

vuelvo a la casa de mis padres. Me cansé de mi triste oficio.

 

                                                               Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario