6 abr. 2014

Por el hilo de mi vida perlan los momentos que componen este barrio de Gracia

GRACIA: UN BARRIO BULLICIOSO

 

A veces este barrio de Gracia

se muestra bullicioso.

 

Yo mismo he participado

allí donde el festival era estruendoso con tambores y bailes de bastones entre la muchedumbre de pasmados juerguista venidos de ochenta países de diferentes culturas,

 

cuyos gritos llegaban a ofender

la serenidad de los cielos; cuya danzarina luz del ritmo de blues contrae la intensa infinitud de la noche y el sueño

 

en una opresiva confusión

de agitado fuego que dora la sobrasada de Mallorca y las salchichas de Balaguer dispuestas a ser devoradas al amanecer.

 

He encontrado en este barrio

el deseo de mi corazón donde tanto el otoño como el invierno se cubren con el azul umbroso de los lejanos recuerdos; cuyos luminosos arbolillos de estrechas calles

 

sostienen el encorvado cielo:

el aire está en calma hacia las ocho de la mañana, ningún sonido se escucha que estropee ese silencio de cristal

 

Y es que hasta desde lejos,

cualquier hombre puede ver el mundo bullicioso completamente callado como una antigua escena conmemorativa.

 

Largas tardes

me he sentido extrañamente satisfecho, mientras en mis manos agarraba un montón de hebras de colores, relucientes trenzas apareciendo por la calle Asturias.

 

Todos los colores drenan nueva vida

en el redondo pozo de oro del farol; y todos a hundirse vuelven cuando oculto el avivado resplandor, hacia un lánguido y oscuro olvido de lo que fue.

 

Y en mi mente la belleza

o el inesperado amor ha brillado y despertado el color en lo que estaba muerto y convertido en oro

 

el grisáceo plomo de viles deseos

y los pobres pensamientos cotidianos y todo lo de siempre.

 

Sentado largo tiempo

en el suelo de la dura y estruendosa Plaza del Sol, he visto el acelerado torno detenerse,

 

y del silencio surgido

he conocido la infinita soledad de estar muerto y ser completamente la nada.

 

Habitante de mi propio pensamiento,

hacia fuera miro y cuanto veo es mi creación, para mí hecha:

 

por el hilo de mi vida perlan

los momentos que componen este barrio de Gracia, mi amor y mi mundo.

 

                                                              Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario