2 mar. 2014

Un arco de luz... hará que tus plexos se abran

LA ADOPCIÓN

 

DEBERÍAS CONTAR CON TU MADRE

 

No cuentas con tu madre.

Calor no da. Tan sólo cierto resplandor destinado a tu hermana.

Lejos sonríe. Te habla y no la oyes.

No sabes qué te dice, dónde.

 

Tu padre biológico, ajeno, disminuye,

emblanquece, se distancia hasta su recuerdo.


En una noche tuvo

absolutamente todo el frío, todo el desamparo junto desarropándolo, se empecinó con él entre sus sábanas.

 

Y sin tutela estuvo.

Así de golpe, proscripto, totalizó su nada.



No te encontrabas a su lado

para resguardarlo de la helada.



¿Ahora qué puedes pretender?

¿Quién podría apadrinarte? Íntegramente huérfano, tus posibles sucesivos padres uno tras otro cesarían.


Te prohíjan,

pero no puedes hacer fuego, aunque a menudo, la fibra te tirite, te has de someter a tu adoptiva hermana, a su vez adoptada… y cruel.

Oscurece, oscurece. No tomes frío.

No soy tu madre, ni lo pretendo, sólo quiero llevarte a un lugar que no es el paraíso, pero allí tendrás algo de calor

 

y yo, a veces, hablaré contigo.


Allí, las estrellas te mirarán

lentamente, parpadeando; un arco de luz imitando el fuego te acariciará el rostro y su aroma, imitación del azahar, hará que tus plexos se abran,


tus dibujos se reproduzcan

como los de otro Leonardo y tus pulmones se ensanchen como tus límites.

 

                                     Johann R. Bach

              (De la novela “Niños a la Deriva” cap. 46)

                          www.homeo-psycho.es

 

ALGUNAS MEDICINAS MUY ÚTILES

 

Duerme con mantas y calcetines incluso en verano.

Cree que no hay curación para él


                                 PSORINUM 200 CH

                                 NUX VOMICA 15 CH


Claustrofobia con deseo de chocolate

 

                       ARGENTIUM NITRICUM 200 CH

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario