6 mar. 2014

...el orden de los números a la orilla del tiempo...

SIETE VECES SIETE

 

No siempre viviste tu cumpleaños

como algo negativo. Y realmente no lo es.

 

Podrías mirarlo como la señal del monje

que marca sus vueltas alrededor del jardín  con una ramita de thuja –árbol de la vida- llenándose la boca de esencia. Una por vuelta.

 

En su ensimismamiento medita lo que lee,

no levanta los ojos del libro su compañero fiel, camina sin contar los pasos entre rosales thujas y vides.

 

Desde muy temprano,

con los ojos heridos por la luz sostiene la mirada de sus sombras, en el descaro de las profecías

 

y desdeña la lealtad de sus recuerdos,

duda incluso de las vueltas que ha dado alrededor de su edén,

 

sufre las traiciones de la carne sin conocerlas.

 

Es mejor que no escandalices más

y habla de ti misma si quieres; recupera el aniversario como esa vuelta alrededor del sol,

 

en la nave

donde tu eliges las ostras y el limón,

 

las herramientas y el paisaje,

la conversación con los invitados y

 

la cena fría

de tus cuarenta y nueve años.

 

La ferocidad y la aparente hora inoportuna

con la que salen tus años para exigirle cuentas a tu fotografía, es la señal de entrada en el mundo de la tercera juventud que no debes medir por

 

el cansancio de la piel.

 

Ahí, delante de tus ojos están

los magníficos árboles de las ciencias y las letras con sus palabras en pleno

 

comienzo del solsticio

y el orden de los números a la orilla del tiempo, más cerca de las sumas que de las divisiones.

 

Salen de tu voz palabras mágicas:

“Siete veces siete. Feliz cumpleaños Patricia”.

                                                                Johann R. Bach

1 comentario:

  1. Me encanta, aunque yo festejo feliz mi cumpleaños ...y no es hoy. ( jaja, bromita )
    Cariños !!!

    ResponderEliminar