27 mar. 2014

Amor... una palabra fácil que lo dice todo

AMOR EN EL HOSPITAL Y EN CASA

 

                                                                                En mi rincón,


                                          en estas hermosas cuatro paredes

 llevo y elevo mi alma y pensamientos hacia puntos afijos de colores del Universo.
 

                                                                                   Me obligo,

aunque a veces el cansancio me puede, a repasar los sucesos ocurridos en en el hospital durante el día,

 

                                                          no sin antes poner orden

-tan pulcro como puedo- en mi pequeño mundo acariciando las sábanas de mi querido sobre y abrirlo para hacerlo mío.

 

                                                       Pongo la ropa en una silla. Autora de unos poco creíbles escritos, cuyo lomo acaricio con mis dedos excitándome en lo más profundo me dispongo a corregirlos.

 .
                                                        El aroma de mi ordenador

al encenderlo y mis propias palabras colgadas en el atril, empieza a hacerme sentir calor en mis cinco sentidos –sospecho que podrían ser seis.


                                     Todo parece despertar en mis venas.

Cuanto más moldeo las paredes con fotos, cuadros, poemas tuyos… y en el aire  se perfila la luz irisada, más acogedor se vuelve para mi placer.

 

                                                                  Mi deseo de confort

sólo tiene como objeto poderlo compartir contigo "mi amor".


                                           Una palabra fácil que lo dice todo

según mi manera de pensar y arregla muchas decepciones y alegrías escondidas bajo las batas blancas, durante el día.

 

                                                             Recuerdo, por ejemplo,

tus desconciertos infantiles cuando me explicas en el hospital que has vuelto a pelearte con tu compañero,
 

                                                            tu sentimiento de culpa,

tu rabia –cómo centelleaban tus ojos al contármelo todo, cómo se te teñían de sangre las mejillas-

 

                                                            he visto la sangre correr

por debajo de tu blanca piel, la he visto subir de tus piernas a tu pecho, la he notado atorarse en tus rodillas,

 

                                         correr de vuelta hacia tu estómago

y tus muslos, a tus brazos, a la línea de tu cuello, he visto hinchar y teñir de púrpura tus pezones y tus labios –como si todo tu cuerpo estuviera en erección-

 

                                                                                                                                           dejando luego

como único rastro de la pasión vivida una manchita roja en el cuello bajo la mandíbula. Y así, el ambiente de mi rincón amanece con olor a naranja.
 
                                                                       Deliciosa naranja.

 

                                                                                              BAB

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario