15 oct. 2016

Los sueños le angustiaban por la noche en el dormitorio y como ya sabéis dormía con la luz encendida y la puerta abierta para sentirse menos solo.


NIKO NO AMÓ AL ÁNGEL MONTSERRAT


Niko temía los desvalidos domingos
de septiembre y de octubre en los que, repeinado y engomado, leía en su habitación un ejemplar de "Barcelona nació con los Granados" o algún capítulo de "Das Mädchen aus Kiefholzstrasse". Temía al mal tiempo y a las fiestas donde era invitado con la intención de verlo borracho; él que era enemigo de perder la compostura y al deterioro fisiológico de su cuerpo.

Los sueños le angustiaban por la noche en el dormitorio
y como ya sabéis dormía con la luz encendida y la puerta abierta para sentirse menos solo.

No amó, es cierto, al Ángel Montserrat…,
pero sí a aquellos hombres que en la noche salvaje, ennegrecidos por la grasa de los motores náuticos, los veía enfundados en sus impermeables amarillos ir de un lado para otro en el puerto. Descargaban las cajas con el pescado con premura, no querían que les sorprendiera el amanecer faenando.

No amó, como os decía, al Ángel Montserrat,
pero saboreaba, sobre todo lo sombrío, cuando en la habitación de persianas medio subidas, alta y azul, agudamente afecta de humedad, leía su novela sin cesar meditada, abarrotada de misteriosas metáforas surrealistas, de personajes ahogados en su propio anhídrido carbónico, de carnales flores abiertas esperando a alguien que las polinizara:

derrumbamientos, odios y huidas, vidas de vértigo,
caos en las relaciones sexuales, desgracias y rumores de barrio dormitorio; mientras él, acostado sobre piezas de lienzos, presentía de nuevo la vela de su barco acuartelada con violencia por un fuerte viento como el que le había de traer a esta Casa de Huéspedes.

                                                                                                J. R. Bach

2 comentarios:

  1. Que bien traida la desesperanza que produce el caos en la vida

    ResponderEliminar
  2. "Los sueños le angustiaban por la noche en el dormitorio
    y como ya sabéis dormía con la luz encendida y la puerta abierta para sentirse menos solo."Uffff dan ganas de darle un abrazo a Niko ,él que quizás de tanto pensarlo prisintió su final terrenal.El Ángel de Monserrat tendrá en cuenta su amor y sentires.A nadie hizo daño Niko,era un ser sensible con todo lo negativo que observaba

    ResponderEliminar