17 abr. 2016

Preparada para entrar en la imprenta la novela "Telaraña Escarchada" ("Terañina Gebrada") Portada y Epílogo


ESCARCHA anaranjada 
en una telaraña


                    ¿Os habéis olvidado de mí queridos amigos?

                    Soy yo, la narradora, una insignificante araña,
                    cuya única habilidad es la de manejar con soltura
                    mis patitas y, gracias a mi tamaño, y a
                    la capacidad de colarme por debajo de las puertas
                    puedo ser testigo de todo lo que acontece en casa.

                                                                           Johann R. Bach




EPÍLOGO

¿Os habéis olvidado de mí queridos amigos?
Soy yo, la narradora, una insignificante araña, cuya única habilidad es la de manejar con soltura mis patitas y, gracias a mi tamaño, la capacidad de colarme por debajo de las puertas puedo ser testigo de todo lo que acontece en casa.

Es cierto que no he asomado mis plateadas sienes tras de algunas estancias, pero eso es porque he estado ocupada con un asunto completamente distinto. Yo soy la que repantiga ahora sobre el huevo que está en la mesa como si quisiera incubarlo; yo soy aquella que agita sus diminutas patas por la habitación, oronda y satisfecha.

Satisfecha sí, pues he acabado este puñado de anécdotas sin percances ni dilaciones y al repasar este texto que he titulado "Telaraña Escarchada", antes de enviarlo a la imprenta  he encontrado que me faltaba un escrito en el que Emilia relata a su amor Hector, como si de una postal se tratara, la descripción de un viejo poeta que frecuenta el reputado "Café de la Virreina".

Por último, aconsejo a mis lectores, que lean este texto como si apoyaran el oído en la tierra para oír las asambleas de las Tinieblas y los Muertos aunque esta recomendación les suene a muchos como una música celestial.

Y por otra parte dejo en manos de los lectores establecer el orden de los relatos por si a algunos de ellos les interesa encontrar –como en el caso de Ariadna- el hilo que pudiera salir airosamente del laberinto (real o ficticio) de una mente inquieta que se excita con música de salsa, con la luz de la aurora, comiendo naranjas y plátanos o simplemente leyendo un poema.

                                                                Barcelona 23 de abril de 2.016
                                                                     La araña Mygale Lasiodora

4 comentarios:

  1. Como me gustan tus escritos Johann R Bach , tu ves publicando que nosotros ya hilaremos

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, será un éxito. La portada y el epílogo ya enganchan. Enhorabuena!!!.

    ResponderEliminar
  3. XANA GARCÍA
    20:54 (fa 21 minuts)

    Gracias por invitarnos a organizar los capítulos de tu novela. pero tú eres el arquitecto y emisor ,nosotros los receptores la haremos nuestra dejándonos atrapar por ella como en este inolvidable discurso de la Telaraña,y el despertarnos aún más las ganas con esos dos pequeños grandes "olvidos "Sólo decirte poeta que coexistes con el verso ,que me gustaría que esta novela pintada de amaneceres y anocheceres invadidos por nubes anaranjadas ,formase parte de mi "librería del sigloXXI" ,y descifrar todos los mundos posibles y sus músicas..Felicidades,Joan

    ResponderEliminar
  4. ROSALVA (México)

    Excelente Joan

    ResponderEliminar