21 abr. 2016

El sol ya declinaba también en mi mente


DESPIDIÉNDOME DE CASSIA

Soplaba ayer el viento con fuerza,
el cielo se enrojecía y la amenaza de la lluvia se hacía más y más patente, pero en el interior de la casa sólo el silencio sepulcral llenaba las habitaciones de la casa.

En el piso de arriba se aburría la buhardilla
como un pequeño museo de trastos viejos, retratos de poetas y una biblioteca entera con ediciones originales. Desde un rincón un par de maniquíes vestidos con uniformes militares parecían vigilar el orden establecido.

El sol ya declinaba también en mi mente
cuando me despedía de Cassia pues ya hacía días que no recibía noticias de ella.

Viendo que se presentaba una preciosa puesta de sol,
una estampa romántica por excelencia, me senté en la terraza decidida a disfrutarla.

En el momento álgido,
mientras brindaba mentalmente por la poeta con una cerveza, por tantos y tantos momentos felices, me vino a la cabeza algo que escribí hace ya algún tiempo:

Había cerrado los ojos como en un sueño
que no era del todo un sueño.
El brillante sol se estaba derrumbando
y nuestros astros –lo sabíamos- vagaban
apagándose por el cielo visible,
sin rayos, sin vericuetos extraños
y oscilaba la tierra con sus polos helados
ciega y ennegreciéndose en el aire sin luna,
en un instante intenso, bellísimo.

Hoy miro por la ventana como llueve.

                                                                                     Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. COMENTARIO DE GRISELDA

    ¿Un instante bellisimo ? Yo lo llamaria escalofriante en su forma de morir terriblemente lenta e inevitable ,
    Me encanta como siempre

    ResponderEliminar
  2. XANA GARCÍA
    18:09 (fa 26 minuts)

    "...y oscilaba la tierra con sus polos helados
    ciega y ennegreciéndose en el aire sin luna,

    en un instante intenso, bellísimo....Hoy miro por la mañana como llueve."

    Y la mañana llegó y no trajo consigo el día ,no volveremos a vagar a la luz de la luna .LLueve la nostalgia ,el vacío, de la despedida ya sabida , definitiva a Cassia ,cuando el sol ya declinaba también en la mente .No ganará la muerte a quien nos recuerde en las historias de lo vivido,poeta.-

    Un relato muy a lo Lord Byron,buen día Joan

    ResponderEliminar