21 abr. 2016

Lo que llamaban milagro me asustó.


PONIENDO ORDEN EN LOS RECUERDOS

Parece increíble,
pero sigue siendo agradable oír una vez tras otra los discursos audaces que Cassia pronunciaba en la radio, en un café teatro o simplemente los que me lanzaba a través del teléfono.

Es como fechar la Historia en retrospectiva,
revivir de nuevo palabras olvidadas y memorizarlas para que sigan respirando en mi tiempo presente.

Mientras releo sus poemas
tengo la sensación de estar plantando árboles jóvenes donde la tormenta derribó una vez a los viejos.

Cierro los ojos,
pronuncio su nombre y aparecen inmediatamente las mariposas que me hacen masticar su recuerdo.

Intento ordenar el tiempo
compartido con Cassia una mujer excepcional, pero no puedo evitar el punto de partida cuando dejé una ciudad que al reconstruirse sobre la miseria de las barracas y sus moradores, se había librado también de su memoria.

Poco a poco se había instalado el dinero
y con él los nuevos ricos. Junto a ellos, casi sin recursos mi familia se esforzaba en que estudiáramos en la universidad como medio de recuperar nuestra antigua posición social.

Lo que llamaban milagro me asustó.
Desconcertada por el aplauso de saciadas barrigas a la canción ñoña me aparté de todo aquello que oliese a "oficialidad". El jazz, el rock, los poetas, los maricones o el acordeón eran cosas non gratas para las autoridades. Oculté mis poemas bajo multitud de pseudónimos.

Lo mejor que he hecho en mi vida
fue llevarte conmigo, Cassia amiga, cuando conseguiste huir de tu familia. Juntas reímos, vivimos… fuimos ricas.

                                                                                 Johann R. Bach

3 comentarios:

  1. ale_cuelebre@hotmail.com
    23:14 (fa 44 minuts)

    Son llamas de luces estos recuerdos con Cassia en el péndulo de los sentimientos al revivirlos de nuevo,vivencias que retroalimentan.
    ............Es una alegría que hayas empezado una nueva novela,de ella espero lo mismo que de otros escritores admirados,una trama diferente que me haga palpitar,soñar ,pensar,ilusionarme....Sé que no defraudarás,poeta de poetas.!!

    ResponderEliminar
  2. Pilar Dehesa
    Ahir a les 20:34

    Seguramente lindos recuerdos que nunca hay que soltar, recuerdos que nos traen gratos momentos y agradable sabor de boca +Joan Rr​ linda noche

    ResponderEliminar
  3. Patricia

    Triste relato donde la desesperanza parece el único cabo al que sujetarse.
    Pero seguro que aunque la distancia haya hecho mella en el destino, esas mariposas seguirán teniendo un lugar en el que revolotear.

    ResponderEliminar