4 mar. 2016

tu música, tu dulce piel, tus montañas azules.


ENTERRAR UN TESORO EN VIERNES

Te vieron hacer bosques y subir montañas. Te vieron cavar en la arena de la playa con tus manos. Nadie fue capaz de adivinar dónde ibas. Te vieron buscar la sombra entre la luz que atravesaba las nubes, te vieron buscar los lobos entre la vida, y no pudieron entenderte.

Nadie sabe qué has ganado, pero sí lo que has perdido: tu música, tu dulce piel, tus montañas azules. Ahora es fácil decirte que no puede ser feliz quien entierra un tesoro, pero nadie te ayudó a limpiar de veneno las aguas donde tú bebías.

Viernes. 4 de marzo

Dicen que en otro tiempo el Río Segre arrastraba pepitas de oro como ahora al final de la tarde y todavía se puede ver a su paso por Lleida cómo resplandece sobre las casas lo que el poeta llama más o menos la púrpura soberbia del poniente cuando llegamos a su valle.

A su espalda -el Pirineo está nevado- la lluvia golpea los árboles rodeados de jardín. Unas horas más tarde, de vuelta en el coche, meditaré seguramente sobre aquel consejo de Kant en su locura: busca lo conocido, mira hacia las estrellas.

                                                                  Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. XANA GARCÍA
    22:49 (fa 2 hores)

    "Dicen que en otro tiempo el Río Segre arrastraba pepitas de oro como ahora al final de la tarde y todavía se puede ver a su paso por Lleida cómo resplandece sobre las casas lo que el poeta llama más o menos la púrpura soberbia del poniente cuando llegamos a su valle"Un bello y largo río herido,explotado ,encarcelado...Sentido relato lleno de belleza nostálgica tristeza e impotencia.Sí, mejor mirar a las estrellas,a la esperanza..

    ResponderEliminar
  2. KARI NA
    Compartit públicament19:32

    Éxtasis... Puro y brutal éxtasis!!
    Gracias!!

    ResponderEliminar