2 mar. 2016

Dejé el libro (El Quijote) en un rincón y no volví a leerlo nunca más…


EL MISTERIO DE DOS MANOS

Tenía razón aquella señora cuando decía que Dos Manos

no bebía ni fumaba;
enjuto, rubicundo, se embriagaba de ira al oír las noticias en la radio; le gustaba observar, hacer examen de ingenios:

nunca la descripción adherida al ejemplar:
explosiones o piel ceñida al hueso en la mejilla, venillas y áspera textura bajando no adaptable,

olía la chaqueta de mezcla a la persona,
la persona y el olor, no olía la persona, sí la chaqueta, la chaqueta de Dos Manos era el puro ser.

También la descripción
que de él hacía Emilia la Dama Escritora era exacta. Pero yo como araña narradora que soy no me conformaba con esas generalidades. Así que desde lo alto del techo me dediqué a observar todos sus movimientos y, durante sus ausencias, leía, nerviosa, todo lo que escribía en su cuaderno negro tipo Moleskine.

En una de aquellas páginas
hallé la respuesta a su carácter nostálgico e intimista. El texto –que copié con puntos y comas- decía lo siguiente:

"Cuando leo a Séneca pienso que estoy más allá de toda fortuna humana, en la cumbre de una colina por encima de la muerte".

"Plutarco decía otro tanto de Homero,
porque sus padres, como al Niceratus de Jenofonte, le habían hecho aprender a recitar de memoria la Ilíada y la Odisea de Homero, tanto para hacer de él un hombre bueno y honesto como para evitar la pereza".

"Por mi parte al intentar hacer
lo mismo con El Quijote de Cervantes tuve tantas dificultades que renuncié a ello. Dejé el libro en un rincón y no volví a leerlo nunca más…"

Algo debió cambiar en mí
para llegar a jurar que nunca más trabaría amistad con otro hombre sin que antes me demostrara que era diferente a mí".

"De los hombres nada;
de las mujeres hasta sus uñas".

                                                                                 Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. COMENTARIO DE PATRICIA

    Cuando leo a Séneca pienso que estoy más allá de toda fortuna humana,en la cumbre de una colina por encima de la muerte....
    A mí me dice que está más allá de lo material y con ello admira lo que le rodea sin ver más allá de su valor natural .
    En cuanto a D. Quijote, vale la pena volverlo a leer , se ve de otra manera. Mi primera vez que lo leí era aburrido, y la segunda divertido. (Gracias al que me lo recomendó)
    Y se nota Doña Araña que los hombres han dejado rescoldos que no se quieren volver a encender . Y las mujeres quizás lo entiendan más

    ResponderEliminar
  2. XANA GARCÍA
    23:42 (fa 23 minuts)

    Me gusta Dos Manos desde el primer capítulo y su chaqueta el puro ser.Observador ,intimista ,nostálgico. Lee a Séneca y visualiza la brevedad de la vida y se siente desafortunado,infeliz .Ya no lee al Quijote ,ya decía que no querría tenerlo por suegro,tal vez algún día lo vuelva a disfrutar , sueñe y sonría.Detesta los hombres como él porque el tedio le haría más infeliz y solitario.Por su gran sensibilidad percibe que algunas mujeres podrían sacar lo mejor de él ,escuchar sus escritos,sentirse admirado,seguro,ilusionado, como le ocurrió en el viaje a París.Tiene mucho que descubrir de si mismo Dos Manos,y mucho que dar.

    ResponderEliminar