1 mar. 2016

Las cosas, los seres y la luz ante mis ojos tomaron la maravillosa forma del sueño.


NIEBLA DORADA Y TRISTE

Una vez, mirando fijamente el horizonte vacío de barcos,
entré en un sueño. Las cosas, los seres y la luz ante mis ojos tomaron la maravillosa forma del sueño.

Se cubrieron de una niebla dorada y triste.
Sobre todo y todos había un gran silencio en el espacio entre el cielo y el mar. Quedé preso, sumergido, alucinado por aquella luz y aquel viento que venía de un abismo desconocido.

¿Querrá alguien cubrir con una boca desesperada,
con unos ojos vacíos el portal que da a la vigilia? ¿Querría, quién sabe quién, si yo se lo pido -como te lo estoy pidiendo a ti- tiernamente, degollar el día?

                                                                       Johann R. Bach

1 comentario:


  1. ale_cuelebre@hotmail.com
    16:17 (fa 11 minuts)

    Nunca faltaran vientos de luz ni bocas para degollar tiernamente el día antes de la vigilia.Hermoso texto onírico,cautivo de soledades desesperadas ,y como consuelo una llamada,una peticíon que desgarra.No deja indiferente tu texto impregnado del subrealimo más "real"*****!!

    ResponderEliminar