26 nov. 2015

Y me era más dulce aún que, cuando, desde el fondo del sueño, subía los últimos peldaños de la escalera de los sueños,


EL PRECIO DE DOMINIQUE

Conocí a Dominique en un accidente de circulación en la Rue de Sèvres. 

5 comentarios:

  1. Rosalva M P

    Realidad pura...Dejé de verla como una diosa: era sencillamente de carne y hueso y con un precio tasado.

    ResponderEliminar
  2. Comentario de Griselda

    Solo los hombres pueden encontrar atractiva a una .........que se vende , por no importa la cantidad : jamas alquilaria yo a un hombre

    ResponderEliminar
  3. Griselda Corni Fino
    22:58

    Es probable que en la epoca materialista que vivimos ocurra mucho , habida cuenta que la fama belleza e incluso la inteligencia tienen los dias contados estan en su derecho de hacer negocio si nacieron con el alma mercenaria mientras haya quien se la compre ...mi vision del mundo es otra

    ResponderEliminar
  4. COMENTARIO DE XANA

    " Mientras le ponía las vendas cargadas de yeso miré de reojo sus ojos y los vi perdidos como ausentes. Me dio lástima. Dejé de verla como una diosa: era sencillamente de carne y hueso y con un precio tasado.
    Vaya con la chica de la tele ,además ponía precio al sexo y pagaban los hombres por tener una bella y reconocida speakerine entre sus brazos.Caro se puede pagar el precio de ser famosa.No debe ser fácil este mundo donde se corre tras las mujeres por diversos motivos no siempre solo "carnales",y ellas parecen no darse cuenta obnubiladas por un éxito muchas veces momentáneo o la soledad después de los focos.Qué pena tanta máscara de trepas e intereses ,lo peor es que está ahí asomando cual serpiente de vanidades degeneradas.La fama siempre ha tenido y tiene un precio,Hay que ser muy inteligente para no estrellarse en ese circo.Tú lo has sido al describirlo..

    ResponderEliminar
  5. nace un amor platonico, que se va alimentando de fantasía, y que e ve amor donde no hay mas que interés.La juventud juega esas malas pasadas, pero que dulces son los momentos con la amada. El despertar es amargo, pues ves vulgaridad en lo que antes te parecía único. Siempre permanecerán los días en los que del protagonista creía en el amor espiritual, para vivir de recuerdos. Que le pase en Paris es la pera limonera.Julio.

    ResponderEliminar