22 nov. 2015

Aquel rojo tan nuevo, tan ausente en la tierna, campestre y cándida música infantil, teñía, como la aurora, todo el cielo de una esperanza misteriosa.


LA AFICIÓN AL JAZZ EN EL MUNDO DEL ÁPEX

4 comentarios:

  1. COMENTARIO DE MIREIA

    Cuando, riego las plantas de mi jardín, y salen corriendo , no uno solo sino varios lagartos...
    ¿Crees que estoy interrumpiendo una conversación entre ellos?
    ¿Cuando los persigo con toda mi malicia y diversión con el chorro del agua y corren a buscar refugio en algún lugar que no pueda alcanzarlos,
    pensarán que soy una ingrata , ya que ellos sólo quieren emular a Louis Armstrong, y alegrarme un poco?

    ¿Pensaran que no sé ver las puestas de sol, con la belleza que la ven ellos?

    ResponderEliminar
  2. COMENTARIO DE XANA

    "Un canto ronco taladraba el aire, un canto de siete notas, sí, pero el más desconocido, el más diferente de cuantos yo pudiera nunca imaginar, a la vez inefable y chillón como un lamento que desgarra el aire algo así como un místico canto del abuelo, tan vivo como el matiz escarlata en el que mi comienzo como aficionado estaba sumergido, una llamada espiritual de un barítono en el eterno amanecer."No importa cuándo sino el cómo y lo describes deliciosamente en ese tránsito de la adolescencia a la explosión de la juventud llena de esperanzas misteriosas ante un universo espiritual y vital que se construía ante ti El jazz desgarra porque es poesía de la auténtica vida como lo que tú escribes
    https://www.youtube.com/watch?v=RzoayrPXUbw---------------Hoy al fin en la isla es domingo de frío relativo y lluvia,tú mención a Marvin y la peli me hizo recordar un buen sábado(con frío de gran nevada) con mi padre cuando le acompañé a verla,tendría unos 13 o 14 años,me gustó entonces al igual que ahora.Sabes,las Islas están llenas de lagartos cuando se va al campo,algunos ni se inmutan y se quedan clavados mirándote como si invadieses su territorio,yo los alejo vertiendo el agua de la botella en pequeños chorros .La próxima vez no haré ruido,miraré sus ojos prehistóricos a ver si les sale un canto poético ronco en clave de Jazz,al sol acariciado por el alíseo........;)))

    ResponderEliminar
  3. COMENTARIO DE PATRICIA

    No se puede saber como entra la chispa del jazz en uno hasta que su humo penetra por oidos y fosas nasales sin darse cuenta, como veneno filtrado al torrente sanguíno que va dejando rastro pegado a las paredes de músculos y con ello penetra en los sentidos poniendo erecto todo aquellas teminaciones que se dejen llevar por su estilo, por su sonido , por su ondular....
    Te has envenenado, de un veneno delicioso y lento que te da escalofríos con tan solo pensar en ... el Jazz.

    ResponderEliminar
  4. Rosalva M P

    Maravilloso...Gracias Joan

    ResponderEliminar