30 jun. 2015

Entré en un sueño


ENTRE EL CIELO Y EL MAR

Una vez,
mirando fijamente el horizonte vacio de barcos, entré en un sueño.

Las cosas, los seres
y la luz ante mis ojos tomaron la maravillosa forma del sueño.

Se cubrieron
de una niebla dorada y triste.

Sobre todo y todos
había un gran silencio en el espacio entre el cielo y el mar.

Quedé preso, sumergido,
alucinado por aquella luz y aquel viento que venía de un abismo desconocido.

¿Querrá alguien
cubrir con una boca desesperada, con unos ojos vacios el portal que da a la vigilia?

¿Querría, quién sabe quién,
si yo se lo pido -como te lo estoy pidiendo a ti- tiernamente, degollar el día?

                                                                Johann R. Bach

5 comentarios:

  1. Deliciós, suau, embriagador ......

    ResponderEliminar
  2. COMENTARIO DE XANA

    Es muy bello ,con dosis de tristeza ,una petición con el corazón transparente,un clamor como un aullido.Inspira una enorme ternura.Conmovedor Joan.!! De los que me gustan ,no con tanta médula aunque sean más alegres¿Continuará?

    ResponderEliminar
  3. MAGNÑIFICO COMO CASI TODO QUE ESCRIBRE JOHANN CON LAS "ARTMAÑAS" DE LA PLUMA DE SU CAPACIDAD MENTAL.

    ResponderEliminar
  4. MAGNÑIFICO COMO CASI TODO QUE ESCRIBRE JOHANN CON LAS "ARTMAÑAS" DE LA PLUMA DE SU CAPACIDAD MENTAL.

    ResponderEliminar
  5. Tiene que ser un sueño imponente, vislumbrar el horizon unido al mar, en la lejania, sin barcos, silencio, como al principio de la creacion, y deseando que no se rompa la quietud.

    ResponderEliminar