25 may. 2015

surgen las palabras árbol, raíz y tronco


LAS DUDAS DE TÍA CINTA

Dudas. Soy un mar de dudas.

Y, sin embargo, estás, tú estás ahí,
remoto entre las voces de los vecinos, insomne entre los números –tus diecisiete y mis cincuenta y siete-,

como la sombra de la tarde
entre la lluvia,

como el placer
que amanece de nuestros cuerpos.

No entiendo
y acaso es esta duda el amor que me traspasa, que me alza hasta el cielo de tus ojos, hasta la noria de tus labios,

a tu saliva profunda
que germina en mis entrañas, que madura en mi geografía, que se arracima en el aire junto a mi oído.

No quiero llamarte con falsas palabras
ni rodearte de engañosas esperanzas, soy lo que soy, mientras de mis labios

surgen las palabras árbol, raíz y tronco
por ver si te desnudo aunque tú cruzas por los nombres como un delgado viento que

deja atrás casa, estancia familiar,
la luz de los pasillos del instituto.

Y, sin embargo, estás, tú ahí,
cada noche aquí en esta terraza que no es para ti lo que es para mí: el último rincón del mundo.

Si pudiera atraerte
a esta madurez que comienza, si pudiera atraer definitivamente tus labios a la trampa oscura de mi voz,

tomar tu cintura de barro
en mis manos y silenciosamente amarla, amarte como puedo ahora poseer la noche toda

–paradójicamente cuando estoy prisionera
de la crueldad del destino-

yaciendo libremente sobre esta terraza
cubierta sólo por el manto constelado.

                                                                 Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. Wooow!TE HAS LUCÍDO TÍA JACINTA, ME HAS DEJADO CON LA BOCA ABIERTA DE ADMIRACIÓN HACIA TUS PALABRAS. 0.0

    ResponderEliminar
  2. "No entiendo
    y acaso es esta duda el amor que me traspasa, que me alza hasta el cielo de tus ojos, hasta la noria de tus labios,

    a tu saliva profunda
    que germina en mis entrañas, que madura en mi geografía, que se arracima en el aire junto a mi oído.

    No quiero llamarte con falsas palabras
    ni rodearte de engañosas esperanzas, soy lo que soy, mientras de mis labios

    surgen las palabras árbol, raíz y tronco
    por ver si te desnudo aunque tú cruzas por los nombres como un delgado viento que

    deja atrás casa, estancia familiar,
    la luz de los pasillos del instituto.

    Y, sin embargo, estás, tú ahí,
    cada noche aquí en esta terraza que no es para ti lo que es para mí: el último rincón del mundo.
    "Cuánto erotismo ,necesidad de amar , ansias de posesión ,y de "moldear" expresa Jacinta _prisionera de su cruel destino_hacia su chico que huele aún a tiza en un tronco de raíz profunda fresca adolescente.Está Jacinta echa mar de dudas ,tal vez no le salen las cuentas de cuántas ecuaciones podrán despejar juntos en el placer de sus cuerpos.!!Magnifico lirismo!!

    ResponderEliminar