24 may. 2015

Lascivia en el amanecer


CLAVELINA

En el recinto angosto
donde se abre amplia su ventana reina poderosa una primaveral lascivia.

A través de las dobles cortinas
aún no levantadas, aparecen confusas las sombras; mientras ella guarecida en el estudio

antes de escribir acaricia su guitarra
con cintas de colores adornada,

a lo lejos, por encima del mar
se recorta el horizonte en la tenue claridad del amanecer que avanza presurosa.

¡Oh clavelina de mi corazón!
–exclama ella junto a su amado dormido-

¿Por qué te inclinas así,
como para pedir perdón?

Bien sabe ella que no puede detener el día.

                                                              Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. No puede detener el día pero sí puede detener ese instante para toda la eternidad.>_<

    ResponderEliminar
  2. Si algún día clavelitos ,no pudiera volverte traer,no te creas que ya no te quiero,es que no te los pude coger!!!Ya ves ,últimamente cada poema que escribes me recuerda una canción,aunque nada tenga que ver...............Pena que algunos días no se puedan detener,ni en la más hermosa lascivia primaveral..

    ResponderEliminar