24 may. 2015

Muchos son los frutos que han logrado la plenitud madura de su forma y color


MAR REVUELTO

Vuelve el viento de tramontana a Cadaqués.
Las dilatadas olas se encrespan y aprietan sus tocados blancos de salada espuma.

Ya la primavera madura,
y, no lejos del mar, no son raros los árboles cargados de cerezas. El batir de las olas contra las rocas y el colorido de los olivos conmueven como siempre.

Muchos son los frutos
que han logrado la plenitud madura de su forma y color. Imposible cansarse de alabar sus bellezas siempre nuevas.

La escarcha
en los recodos de la vieja carretera ha refrescado las blancas floraciones de sencillas y diminutas margaritas y las verdes hierbas de los márgenes.

Abajo, junto al puerto,
adormecidas en la arena, las garzas y las gaviotas no se dignan siquiera volver la cabeza, y

parecen reprochar a los hombres
que madruguen y hagan tanto ruido.

                                                              Johann R. Bach

1 comentario:

  1. "Abajo, junto al puerto,
    adormecidas en la arena, las garzas y las gaviotas no se dignan siquiera volver la cabeza, y

    parecen reprochar a los hombres
    que madruguen y hagan tanto ruido.Hermosa ,pacífica y sabia naturaleza .

    ResponderEliminar