14 may. 2015

sin paisaje propio y una lengua prohibida.


NO VI ENTUSIASMO EN TUS OJOS

Como si hubieras comido
un arroz negro con la vista,

No vi entusiasmo en tus ojos.
Y no es que no escucharas mis temblorosas palabras sino que

yo mismo no oía mi propia voz
cuando lanzaba al aire la súplica de que me permitieras quedarme cerca de ti.

Tú recogiste el bolo
cargado con mi aliento palabras ahogadas con mi propio tartamudeo, inexpresivas, y recogí en cambio

el vacío que me quedó
entre el eco de la oración y mi oído.

No vi entusiasmo en tus ojos
como si un negro veneno cargado de cinc corriera por tu médula llenándola de indiferencia.

Encallado entre los sucios esqueletos desfallecidos
de barcos sobre una playa desconocida y ardorosa bajo el fuerte sol del mediodía,

con ojos quemados por la luz
sentí en el paladar el amargo sabor de la sal resignado como curtido y mudo extranjero

que consiente debido a su avanzada edad, 
a la cruel belleza de ser un hombre vencido

sin paisaje propio y una lengua prohibida.

Pero lo peor es que
No vi entusiasmo en tus ojos.

                                                               Johann R. Bach

1 comentario:

  1. "Encallado entre los sucios esqueletos desfallecidos
    de barcos sobre una playa desconocida y ardorosa bajo el fuerte sol del mediodía,

    con ojos quemados por la luz
    sentí en el paladar el amargo sabor de la sal resignado como curtido y mudo extranjero

    que consiente debido a su avanzada edad,
    a la cruel belleza de ser un hombre vencido

    sin paisaje propio y una lengua prohibida.

    Pero lo peor es que
    No vi entusiasmo en tus ojos."Nada peor que no ver entusiasmo en los ojos de quien se quiere,dolorosa y fría indiferencia que describes con tenebrismo abrumador,y aún así surge el halo romántico sufrido del hombre vencido .......Buen escrito poeta,!!

    ResponderEliminar