15 may. 2015

Piensa como un pájaro que construye su nido, piensa como una nube, como las raíces de un viejo olivo,


ME HE ENTERADO QUE VOY A MORIR.

Hasta ahora me he resistido
a reconocer que odiamos más de lo que creemos, más de lo que sabemos y muchísimo más de lo que decimos;

no hay más que ver
cómo interpretamos las palabras: casi siempre como negativas, llenas de agresividad y desesperanza;

no hay más.

Me cansé de polemizar.
Quiero vivir de ahora en adelante; semiahogada y embalada como una cualquiera entre todas

las palomas cansadas
de respirar los gases de los tubos de escape del intenso tráfico, en cuyo último puñado de plumas

el desesperado tiempo gris de la paz
hace precipitarse al ojo del hombre.

Así quiero vivir:
con mi pequeño y grato periodo de lenta desintegración en el interior de mi corazón; y, así quiero despedirme.

Me he enterado de que voy a morir ¡Vaya noticia!

Estaba ya escrito
desde el día que me inscribieron en el Registro Civil, pero hasta ahora mi estúpido orgullo me hacía declarar que eso no estaba demostrado científicamente.

Estudié diferentes ciencias
con el único y secreto objeto de interpretar las aproximaciones a las certezas en favor de mi egoísmo.

Sí sí. No hay duda -me digo a mí misma-,
voy a morir: matemáticos y técnicos de la Sanidad a nivel mundial, han calculado hasta el número de latidos que me quedan.

He pensado detenidamente
–ahora que aún me siento algo lúcida- en cómo encajar esta noticia y me digo ante el espejo de la noche constelada:

Piensa como un pájaro
que construye su nido, piensa como una nube, como las raíces de un viejo olivo,

piensa como piensa cada una de sus hojas
hasta absorber tanta luz que se tiñe de verde;

piensa como piensan las sombras,
como piensa la resplandeciente piel del mar y su camisa a rayas blancas;

Piensa como las crisálidas
que sienten cómo surgen las alas bajo la corteza de sus hombros, como piensan los líquenes sobre una piedra y

un poco de madera podrida.

Miro en un reportaje de televisión
lo banalmente que en el diminuto grano de arena una ingeniosa vida fósil encerrada descansa después del viaje; y,

alucino al percibir con qué tranquilidad
lleva el enjambre desde los comienzos el mar primigenio que, después de tantos años de compañía,

me obliga a mirar la sencillez de un signo
en el que -como en cualquier ser- se refleja la verdad.

Me he enterado de que voy a morir ¡Vaya noticia!

                                                                Johann R. Bach


1 comentario:

  1. Me he enterado de qué voy a morir,vaya noticia!!!Cierto,todos morimos,todo va muriendo en la naturaleza Nos apedrean con estadísticas,antecedentes genéticos,oímos muchas veces las campanas de tantos que parten:jóvenes ,menos jóvenes,de manera trágica,somnolienta,con miedo,tranquilidad,por un mal azar.No sé qué sentiría si me dijesen el día exacto o aproximado en que voy a morir,pero sí lo que haría.Tu texto es muy hermoso,sin dramatismos

    ResponderEliminar