10 may. 2015

Basta una simple chispa del antiguo pedernal y sus llamitas radicales para que la oscuridad tenga ictericia,

UNA CIERTA SONRISA CABALGA AL TROTE



Piensa la Amazona de Platino
en la más difícil de las sonrisas: una simple sonrisa que se abre paso mientras cabalga al trote entre las estrellas.

De sus labios surge el dulce dibujo
dejando al descubierto las perlas guardianas de su lengua. Del ritmo de sus suspiros surge la música de los atardeceres.

Esa sonrisa está profundamente incrustada,
surcada en todos los sentidos por el filo del rayo laser del vendimiador del tiempo:

Es una sonrisa
a la que le falta sólo una arruga para desenredarlo todo y estar a punto para el nombre del Gran Arquitecto en su totalidad.

Basta una simple chispa del antiguo pedernal
y sus llamitas radicales para que la oscuridad tenga ictericia, la cortina levantada hacia los mares

un orzuelo de estrella.

Una sonrisa así
se queda en el rostro un poco más que la alegría de donde procede o bien es la sonrisa la que precede a la alegría

y desaparece
tras la imagen transparente de nuestra Amazona, dejando la cara toda para la alegría sola.

                                                             Johann R. Bach

1 comentario:

  1. La alegría precede a su sonrisa,leyendo observo que le sobran los motivosMuy hermoso!!

    ResponderEliminar