20 abr. 2015

Nada nos pertenece, no hay patricios y plebeyos bajo la cúpula de la noche;


EL ANHELO DE SOBREVIVIR

Nunca la naturaleza otorgó ante los dioses
-en escritura pública- la propiedad del sol, ni la del aire, ni la de las tenues olas.

Las olas trazaron sus propios caminos,
de acuerdo -eso sí- con las complejas decisiones de la asamblea de la Rosa de los Vientos.

Incluso en los momentos de calma chicha,
de silencios azules, de recogimiento en iglesias y en monasterios o simplemente

detrás de los muros
o bajo los árboles, a resguardo de la lluvia, los humanos se han dado siempre la mano en señal de humildad.

En otras ocasiones
las historias y misterios fueron plasmados en las paredes de las cuevas excavadas en las rocas calizas.

Rostros pintados se sucedían
unos a otros mezclándose con imágenes esculpidas en mármol o en basalto y con toda clase de textos de reyes y emperadores

en tablillas de madera,
oro o pergamino, con el anhelo de sobrevivir.

Nada nos pertenece,
no hay patricios y plebeyos bajo la cúpula de la noche; todo es para ser y morir;

sólo quedan los rescoldos
de lo que fue un fuego descomunal de los que sólo vemos sus lucecitas flotando en un espacio envejecido,

y un dios cansado
que nos mira como una esperanza.

                                                               Johann R. Bach

5 comentarios:

  1. Cierto Johan, Dios aún tiene esperanza en los humanos.

    ResponderEliminar
  2. Cierto Johan, Dios aún tiene esperanza en los humanos.

    ResponderEliminar
  3. Cierto Johan, Dios aún tiene esperanza en los humanos.

    ResponderEliminar
  4. Cierto Johan, Dios aún tiene esperanza en los humanos.

    ResponderEliminar
  5. "Nada nos pertenece,
    no hay patricios y plebeyos bajo la cúpula de la noche; todo es para ser y morir;

    sólo quedan los rescoldos
    de lo que fue un fuego descomunal de los que sólo vemos sus lucecitas flotando en un espacio envejecido,

    y un dios cansado
    que nos mira como una esperanza."Toda lo natural nos pertenece cuando estamos "aquí"A lo largo de la historia el hombre a tratado de aferrarse a la vida ,o a la vida después de la muerte .No pocos símbolos ,escritos ,fastuosos monumentos hay en toda cultura o religión que lo manifiestan.Nadie nos ha enseñado cómo prepararnos para morir,ni reyes ni a villanos,y al final todos somos iguales sin importar el mausoleo,la pirámide o la mar que nos acoja,y aún sabiéndolo no es mejor el comportamiento del ser humano.Yo no sé si hay un dios cansado que nos mira con esperanza o muchos miran cansados ya,con esperanza a un dios.Seamos humildes y tolerantes con los otros,seamos coherentes con nosotros mismos y abracémonos la cúpula de la luz hasta que nos ilumine la última estrella,quizás así nuestro polvo también brille en la noche

    ResponderEliminar