7 feb. 2015

la tierra había sido harto removida por la sed del oxígeno hacia el cielo.

PATRICIA, ES HUMANO EQUIVOCARSE

Es propio de los humanos equivocarse.
Sí sí, todavía las cicatrices tenían la costra cián de las heridas hechas con objetos inciso-contundentes

cuando crecimos en la luz muerta
de los solares aún por edificar donde la tierra había sido harto removida por la sed del oxígeno hacia el cielo.

Se construía una red de cloacas
para la evacuación de las aguas negras y muy pocos lo supimos. Los otros niños vivían en un mundo de silencio y de metales sin apenas sangrar, casi como las piedras.

Tal vez aquello nada tenga que ver
con las ganas de paz que no encuentro ni con la bondad de la mecánica de cuerdas cuyas leyes investigo sin esfuerzo,

gracias a las vibraciones
de esos espacios de nueve dimensiones apiñadas en tres.

Pero ya soy mayor para dudar
y me encamino hacia la playas últimas. Sólo me queda por decir que he proclamado a los cuatro vientos que

estaba equivocado en muchos aspectos
de lo que era el mundo y celebro los errores de mi vida como si fueran tesoros encontrados en el mar.

Me cuesta creer
que fui yo el que escribió en mi cuaderno -en un tiempo en que todos me recordaban que era muy joven para escribir- lo siguiente:

"Cuando sea mayor, más mayor,
no me va a creer nadie".

Estaba equivocado:
Por lo menos tú Patricia –lo sé porque me siento amado- crees en mí aunque lo que más me conmueve es que 

no te importe equivocarte tú también.

                                                            Johann R. Bach

1 comentario:

  1. Realmente es tierna y bella esta prosa.
    Supongo que cuando reconoce sus errores, es porque cree que si ella lo hizo, que menos que reconocerlo y decir la verdad sean cuales sean las consecuencias. Y cuando se lo dice a la persona que le importa , sera con doble sinceridad dejando que no exista duda en los errores que pueden llegar a ser malinterpretados. ^_^

    ResponderEliminar