5 dic. 2014

Tiempos en que el sol se ponía su traje de seda y azafrán y en las brasas del cielo ardían los sueños.

¡QUÉ TIEMPOS AQUELLOS!

 

                                                           Cuán presto se va el placer,

                                                                              cómo después de acordado da dolor

                                                                              cómo a nuestro parecer

                                                                              cualquier tiempo pasado fue mejor.

                                                                                                                  Jorge Manrique

 

¡Qué tiempos aquellos!

 

Tiempos en que el sol se ponía su traje

de seda y azafrán y en las brasas del cielo ardían los sueños.

 

Tiempos en que era importante

la hora de la siega y las amapolas y los brotes verdes amarilleaban,

 

tiempos en que las tardes se alargaban

por encima de las miradas.

 

Tiempos en que, por ejemplo,

se removía de nuevo el jazmín y nos revestíamos del tacto de sus pétalos; tiempos en que creíamos que el ciprés miraba el paisaje, sinuoso,

 

y en la tierra densa

veíamos las filas de chopos como un orden natural; los ríos calmados, bosques de encinas como signos sagrados y los compactos pinos marítimos, los campos de maíz y girasoles una muestra de bienestar futuro.

 

¡Qué tiempos aquellos!

 

Tiempos en que la luz se volvía piel

y el día era transparente.

 

No eran tiempos estáticos,

fluían como todo en el Cosmos: la tramontana, como siguiendo una lógica mística, se llevaba por delante los excesos del verano y

 

lloraba el crepúsculo su destino

en la esfera de la oscuridad,

 

mientras que nosotros aprovechábamos

aquellos descuidos del mes de septiembre para llevarnos a los labios la pulpa de las uvas.

 

¡Qué tiempos aquellos!

                                                                 Johann R. Bach

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario