28 ago. 2014

Noches heladas por el seso lunar en Buenos Aires o Santiago

EN EL AGOSTO DE LA VIDA

 

¡Qué Universo!

Un coro de llamas cantoras ahí arriba, sobre nuestras cabezas y el vuelo de un cóndor que parece dirigirlas.

 

Noches heladas por el seso lunar

en Buenos Aires o Santiago. Ahora con frío por el hueco, no sé hasta donde, solar.

 

¡Qué contraste

con el mundo mediterráneo!

 

En mi vida, tres veces

pedí el sol individual y otras tres me fue denegado. Mientras estuve ingresado en el hospital pedí un sol aunque no fuera muy grande.

 

Me trajeron una guitarra de juguete.

 

Busqué empleo

pues nadie vino a ofrecérmelo. He aquí el error: tener la pretensión que el empleo cayera del cielo sobre mi balcón.

 

Por aquel entonces yo ignoraba que en mi frente llevaba un número de matrícula como un código de barras en el que las grandes empresas y hospitales podían leer

 

La advertencia de la peligrosidad

de mis palabras y de mi espíritu rebelde heredado de generaciones y generaciones junto a su sudor.

 

Ahora comprendo

que todo lo mío estaba encadenado de antemano.

 

Cuando salí del hospital estaba nublado y no pude ver el sol. A pesar de ello me llevaron al zoológico. Allá, entre los gritos de un gorila y los rugidos de un viejo y desdentado león

 

Asomó tímidamente entre las nubes el sol.

 

Pobre de mí,

mi sol, mi disco de oro, era casi blanco. La gente prefería mirar a los leones que reparar en un esmirriado niño.

 

Sin embargo, aquel horizonte de colmillos

y lenguas ásperas parecían indicar, al menos potencialmente un lugar donde aún cabía la ternura.

 

Me pregunté

¿qué hago sin mi gran hueco solar?

 

Intenté abrirme paso como el cóndor

a través de la cordillera: como si la piedra fuera viento para él.

 

Encontré un amor

que me rechazó rápidamente porque no tenía muebles. Con otros se repitió la escena.

 

Y es que

cuando un hombre progresa económicamente abandona a la mujer de cuarenta para poder dormir con la secretaria de veinte; y si no progresa es ella (la esposa) la que lo abandona a él.

 

Así que no me queda otra alternativa

que imitar al cóndor:

 

dejar el vuelo de las plumas en el perchero,

dejar mi saco de huesos, fatigado ya de tanto y tanto ir y venir dentro del armario, y, tratar de entrar en el Paraíso por otros procedimientos no ortodoxos.

 

¡Qué mundo! ¡Qué sombras!

Aunque después de todo, qué suerte poder descansar junto al mar.

 

                                                            Johann R. Bach

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario