12 jul. 2014

Todo en Cadaqués gira en torno al pasado, en torno a la historia escrita por los hombres;

 

Vacaciones en el Mediterráneo (II) (mar)  Cadaqués

 

Todo lo que veo en este lugar,

ya vivido en otros menos alegres como Alt Treptow o Friedenau, está relacionado con la vida de los hombres, sus sueños lo invaden entero mientras calles y playas callan.

 

Todo en Cadaqués

gira en torno al pasado, en torno a la historia escrita por los hombres; muchos -como Dalí o Plá- recrean su mundo dentro de cada palabra.

 

Mientras la savia agosteando

pierde fuerza dentro de las arterias la piel de los árboles se enfría endureciendo tronco y ramas; las hojas se desprenden, caen al vacío.

 

Cuando los días se detienen

dando paso a largas noches los ojos de té se reconocen; huyen de las desgracias,

que siempre a punto dentro de la mente te esperan aunque la mayoría de esos presagios no sucederán jamás.

 

En Cadaqués

los gestos se reencuentran detrás de los blancos muros desteñidos de recuerdos, bajo la desapacible Tramontana

 

Y ahora tú

que has aprendido a llorar miras labios que se besan mientras miran al mar, aunque otras bocas sedientas pidan beber en la tuya.

 

Un viento de soledad

mueve las clareadas copas y toldos de terrazas, restablece el deseo, desnuda la impaciencia.

 

Se expande

la luz del dolor dentro de ti como las galaxias hacia el centro del tiempo.

 

No oigo mi corazón.

Pienso en mi vida, pero se desdibujan las imágenes justo al borde del sueño. La noche, húmeda y estrellada bombea su sangre caudalosa al ritmo de la marea.      

 

                                                                                         Johann R. Bach

.........................................  .......................  ........................ 

 

Carmiña se ha tumbado al sol al lado de Leonardo  en la minúscula playa frente al legendario Casino de Cadaqués donde pintores, artistas y políticos, en promiscuidad cuidadosamente establecida, comentan en agostos, año tras año, toda clase de noticias y chismes de prensa rosa y gozan del marujeo de élite. Buscan la notoriedad de un rincón blanco, soleado pero bañado de humedad salada.

 

Algunos contratan a medios periodísticos para que les hagan un reportaje, otros muchos se llevan sus propias cámaras de fotos; organizan fiestas a las que invitan a personalidades de otros países. Utilizan Cadaqués como caja de resonancia de sus obras o de sus ideas. Tiempo habrá de que llegue La Tramontana y los desplace hacia escenarios más apacibles.

 

Nosotros Manuel y yo, nos hemos sentado en la terraza cubiertos por ligeras camisas de manga larga, gorras o sombreros de paja y gafas oscuras. Los dos huimos de los baños de sol aunque por razones distintas: mi delicada piel no me permite excesos, mientras que la piel de Manuel se halla ya bronceada por el trabajo de todo el año.

 

Manuel suele trabajar en verano desnudo de cintura para arriba protegiendo su cabeza con una gorra de beisbol para evitar una insolación excesiva de la cabeza. Un pantalón corto le permite refrescar sus musculosas piernas.

 

La brisa marina nos refresca y parece que el sol no es peligroso, pero Carmiña se ha puesto roja como una gamba. No ha podido resistir más insolación y se ha unido a nosotros en la terraza, dejando solo a Leonardo tostándose como un "guiri".


..........................    ...........................    ............................    ..................

De la novela NIÑOS A LA DERIVA 

No hay comentarios:

Publicar un comentario