20 abr. 2014

Versión castellana de la Canción

CANCIÓN DEL CAP DE CREUS

 

¡Oh mar!

Que arrancaste demasiado pronto, sin contemplaciones, de un tirón, a niños de esta península dales el rostro de tu pasión.

 

Mar donde termina el relámpago

y donde comenzaba mi casa, que hace rodar por la pendiente del olvido la rocalla de mi razón.

 

Mar, la tierra es en ti temblor, el sol ansiedad, que cada pobre en su noche cuece de tu cosecha de serranos su pan.

 

Mar tantas veces enfurecido,

denostado, privado de voz.

 

¡Mar profundo!

No hay viento que no se dulcifique ante la cresta de tus surcos. ¡Mar del alma vacía, del andrajo y de la sospecha,

 

De la antigua pena que se devana,

del olivo joven, de la compasión.

 

Mar de los chiflados,

de los afiebrados, del sol que par aconchabarse con los mentirosos abandona su marea.

 

Mar de los mejores que sí mismos,

de las nieblas en flor, de la lámpara que apaga la angustia de su sombrero cubriendo almendros y granados.

 

Pueblos del Cap de Creus,

del respeto a los sueños de libertad

y viento que oxida el metal,

 

donde las estrellas

tienen esa sombra que niegan al mar.

 

Pueblos de l'Empordá

que lanzan sus poderes transmitidos a través del grito que emboca las aguas, del huracán que muerde la viña y anuncia el vino nuevo.

 

Mar de los aprendices de callosa condición,

de corazón intacto en este mundo

enloquecido por la represión de nuestra lengua,

 

ampáranos violento

con tu tramontana

y amigo de las abejas de la canción.

 

                                                                      Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario