22 dic. 2016

Los “pestañas largas”, niños altos, delgados con una sobresaliente nuez de adán, preocupados por la música, el cine… hasta el arte Gótico de sus huesos parece buscar lo transcendente.


NIÑOS Y NIÑAS EL ENEAGRAMA DE CASSIA

Ya desde niña, Cassia, empezó a fijarse
en sus compañeros de colegio y en su mente hizo una clasificación de ellos que le ayudó muchísimo en su vida profesional. Yo misma guardo, como oro en paño, una copia de aquella clasificación.

Los "piel roja", siempre serios,
eran los que recogían botellas de champagne vacías, organizaban toda suerte de juegos de lotería. Eran niños que jugaban a ser ricos. Sus ojos amenazaban con salirse  de sus órbitas en caso de enfado.

Los "cara-redonda", niños que se negaban a crecer,
fuertes, robustos, con el fantasma del miedo en sus rostros. Blancos como la tiza que a veces masticaban y lentos, su fuerza se basaba en la estructura románica de sus esqueletos. Algunos de ellos habían protagonizado huidas de su hogar como si quisieran, imitando a Ícaro, ir hacia el sol.

Los "cara palo",
de sombrío aspecto por la caída de sus párpados, eran generosos. Siempre dispuestos a ayudar a sus compañeros, con dotes organizativas singulares se mostraban fácilmente afectados y conmovidos ante las desgracias ajenas. Sin grasas bajo la piel sus músculos parecían cuerdas anudadas a sus huesos.

Los "sonrisa fácil", inquietos experimentadores
y curiosos de todo lo nuevo eran los acérrimos enemigos de las matemáticas y felices a la orilla del mar. Precoces en cuanto a la sexualidad y grandes amigos de los niños se distraían fácilmente.

Los "cuello delgado" de fuertes piernas,
solitarios y taciturnos, amigos de los animales y buenos estudiantes se mostraban como los resentidos de la tierra. Su habitual tristeza estallaba en grandes carcajadas por cosas nimias y se enamoraban en secreto de los profesores.

Los "mejilla caída", dispuestos siempre a la acción,
generosos o ególatras se excedían en todo: muy amigos de las medicinas de efectos inmediatos como los analgésicos o los antipiréticos, del vino, de la carne con especias, de la sal… Ávidos de obligaciones y perfeccionistas, lo suyo era convertirse en jefes o responsables de casi todo.

Los "risa fácil y todo amor",
que pasaban en instante del llanto a la risa. Fáciles de contentar y dados a cambiar de opinión según sople el viento. No tenían más ambición que la de agradar a los demás.

Los "pestañas largas",
niños altos, delgados con una sobresaliente nuez de adán, preocupados por la música, el cine… hasta el arte Gótico de sus huesos parece buscar lo transcendente. Hemorrágicos y empáticos se encendían con la rapidez de un fósforo aunque su apasionamiento, finalmente, fuera fugaz.

Los "oreja roja",
calurosos, descuidados y optimistas, torpes o inteligentes, eran aquellos que alardeaban de tener solución para todo.

                                                           J. R. Bach


3 comentarios:

  1. Ahora pensemos en esos niños que son apaleados, haciéndoles las mil fechorias por buenos, no luchadores, condescendientes hacia todos y apoyando a compañeros etc. pasando los cursos del cole con temores, miedos y dolencias de los traviesos que pegan y que los miran con mala cara por ser buenos, tímidos y no son defendidos por los profes ni quejándose los padres.

    Al llegar a catequesis, con los catequistas siguiendo aislados y acentuando en incorrecciones.
    En el instituto pasa igual por "ser diferentes y aunque tengan amigas y amigos, se inclinas a ellos.
    Yo he tenido alumnos con esta inclinación sex. hacia lo masculino ya en adolescencia. los he defendido respecto de los demás alumnos cuando tenñia clases mixta con 32.
    Pero alguno de estos, influidos a ser catequistas, ha sido absorbidos por otros catequistas.
    Al llegar su imperante juventud, igual ellas que ellos, se inclinan hacia su mismo sex.
    ¿Qué hay de malo en quererse, en ese "Amor de igual a igual"? Recuerdo a García Lorca, entre otros, como al parecer, Leonardo da Vinci.
    Y siempre me pregunto ¿por qué la sociedad es tan ingrata? ¿No se enamora la gente de los animales y lo que no se puede decir?
    Besicos de Buenas noches Joann. Gracias por tu atención.

    ResponderEliminar
  2. Griselda Corni Fino
    13:10

    Me temo que yo represento el tipo "sonrisa facil "Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  3. Radiografías deliciosas de los compañeros de colegio. La clasificación de Cassia es divertida, tierna, genial, y se podría extender a todo tipo de compas que te van surgiendo a lo largo de la vida.¡Feliz Navidad, poeta!. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar