19 dic. 2016

El calor había callado,


EL ACCIDENTE

Después de que nuestros huesos
hubieron tocado tierra, a través de nuestros rostros derrumbándose, no acabó nada, amor mío.

El calor había callado,
aquello que continuaba oponiéndose a la vida moribunda, indefinidamente se elaboraba.

La muerte no había crecido
pese a lanas rutilantes y sin comenzar la dicha., acechaba nuestra doble presencia.

La hierba estaba pisoteada y desnuda.

                                                                                  Johann R. Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario