18 dic. 2016

La tierra había falseado su persuasión, ..., con su imaginación azafranada,

                                                                                                                               Opisso. Sala Astoria Barcelona

ROMPER CON LA TRISTEZA

Me ha alegrado mucho ver
cómo hoy Niko rompía con la tristeza convertida en un objeto aguerrido, con el espanto de lo convenido.

La tierra había falseado su persuasión,
la tierra con su velocidad algo insuficiente, con su imaginación azafranada, su usura agrietada por los actos de los sepultureros.

Nadie tendría que olvidarle
porque lo útil no lo había ayudado, no lo había dibujado entero ante la mirada de los otros.

Por el techo de cal blanca de su habitación, durante el tiempo que compartió estas mansardas con Antoine y Rosa, habían pasado algunos pájaros, pero su resplandor se había fundido en su sueño.

Me ha alegrado ver cómo el velo del paisaje lunar de esta noche maravillosa en la que todo es amor y música, ahora muy alto, despliega sus colores aromáticos por encima de Niko este gran personaje. Sale iluminado del frío y vuelve la espalda para siempre a la primavera que no existe en estas Mansardas porque ya no es necesaria.

¿Puedes ser más explícita Ermessenda?

-Claro que sí Rosa. Vengo a subrayar que toda su existencia fue una progresiva renuncia a los sueños de juventud: el amor, el absoluto del arte, la fe en la transcendencia. Y no es casual que Cassia haya visto en él a uno de los principales representantes de la Escuela de la Nostalgia, es decir, de esa nueva generación de hombres, tan brillantemente descrita por Aurembiaix, que había dado la espalda a la fe en lo ideal y al optimismo de la sexta década del siglo XX y había dejado de creer en la misión moral y social de la poesía.

Niko había perdido la confianza
en sus propias capacidades creativas, en la fertilidad de sus ideas y se dejó llevar, herido por el fracaso de crearse una profesión, hacía una posición introvertida, a replegarse sobre su pequeño velero y escribir obras de teatro sobre su cubierta.

La herida más humillante sería,
sin embargo, la que le infringió el amor. En su juventud se había hecho ilusiones de que su seducción intelectual se impondría a la falta de atractivo físico. Y no fue así. No es que Niko fuera poco agraciado físicamente, pero veía, impotentemente, como las chicas de su edad –y aún las más jóvenes que él- se aparejaban con hombres diez o doce años mayores que ellas.

No había remedio posible para esa "anomalía",
para esa pobreza de no tener una profesión y unos ingresos regulares que asegurasen la estabilidad a una familia. Se sentía impotente ante el pánico que tienen muchas mujeres a la pobreza económica.

-Así es Rosa. Unos son pobres y otros temen la pobreza…
Peor es, sin embargo, tener pobres ideas…

                                                                          Johann R. Bach

2 comentarios:

  1. Griselda Corni Fino
    Ahir a les 20:21

    Sin duda lo mas horrible es ser un pobre de espiritu y de ideas , mas le valiera no haber nacido , La pobreza material sin embargo (con no tener ninguna gracia ), es soportable y a veces deseable

    ResponderEliminar
  2. Hay muchas personas como Niko ,renuncian a lo que hubiesen querer haber sido erróneamente pensando más sobre lo que hipotéticamente esperarían de ellos preferentemente la riqueza económica.Siempre hay que buscar un equilibrio en la vida que no es fácil pero olvidar nuestros deseos ,cultivar el espíritu es primordial,lo contrario es matarnos poco a poco .Me gusta que ahora Niko baile en las Mansardas ,siempre habrían de existir esas segundas oportunidades que tú les ofreces a tus personajes y abren los ojos a los que te leemos

    ResponderEliminar